Una vez alguien me dijo que la verdadera amistad es sentarse en silencio con una persona sin sentir la necesidad de decir absolutamente nada.

Mientras que el introvertido dentro de mí cree que esto es parcialmente verdadero, he pasado por demasiadas conversaciones incómodas con personas que realmente me agradan y me importan para saber que esto es un poco más complicado.

Muchas veces me confunde el pensar por qué es mucho más fácil hablarle a algunas personas que a otras.

Trato de no apresurarme en juzgar a las personas, pero generalmente puedo diferenciar después de una conversación si hay una buena química con una persona para establecer el tipo de amistad que se requiere para “sentarse juntos en silencio”.

¿El mayor indicador? No puedo dejar de hablar.

Para mí, es algo estupendo y raro encontrarme con alguien nuevo y sentir ese tipo de conexión.

No me estoy refiriendo a una conexión romántica necesariamente. Aunque también puede ser, claro.

Más bien es como un sentimiento como de que ya conoces a esa persona.

O quizás esa persona te hace recordar algún otro buen amigo que tienes.

Quizás te recuerda a ti mismo.

Cuando eso ocurre y encuentro a alguien con quien me siento cómodo siendo yo mismo, alguien que pregunta todas las preguntas correctas y parece genuinamente interesado en mis respuestas, una simple taza de café puede convertirse en una conversación de tres horas de duración en dónde el dueño del restaurante lo más probable es que nos eche porque están cerrando.

Es con esas personas con las que consigo una conexión rara y la vez estimulante.

En otros momentos, puedo encontrarme a alguien nuevo y sentir inmediatamente que son groseros o bruscos, aunque no sepa exactamente cual es la razón.

Tambiñen puede pasar que trato de hablar con alguien que parece ser una persona muy inteligente y agradable, la cual quiero que me agrade, pero es imposible mantener una conversación que dure más de treinta segundos sin que haya alguna silencio incómodo.

El test MBTI te ayuda a entenderte mejor a tí mismo y a los demás

Cuando realicé el test de tipo de personalidad de Myers-Briggs y descubrí que tengo un tipo de personalidad tipo INFJ, muchas cosas en mi vida comenzaron a tener más sentido.

Como por ejemplo, por qué me molestaba cuando un compañero de trabajo siempre sentía la necesidad de verbalizar sus procesos mentales en voz alta.

Porqué prefería comunicaciones escritas cuando hacía mis propias resoluciones de problemas.

Porque no había nadie más que pareciera estar siguiendo mi tren de pensamientos, incluso cuando parecía que cuando hablaba en voz alta mis procesos mentales, parecía estar diciendo lo obvio.

El test MBTI me ayudó a entender mucho sobre mí mismo, pero además me ayudo a entender mejor a otras personas.

No todos procesamos la información de la misma manera.

La verdad es que mi parte racional siempre supo eso.

Como alguien que ha pasado mucho tiempo inconscientemente atrapado dentro de su propia mente, no se me ocurrió hasta hace muy poco  que a veces necesito hacer mis procesos mentales también en voz alta.

A veces las personas necesitan eso, porque así es como funcionan también y no entenderán que si estoy tranquilo, eso quiere decir que seguramente estoy pensando.

Incluso si a veces es una lucha verbalizar mis pensamientos, trato de recordar que no todas las personas son del tipo intuitivo que se sienten cómodas estando simplemente sentados en silencio.

No puedo esperar que las personas lean mi mente.

Muchas veces, simplemente con comunicar lo que a mi me parece obvio ya es suficiente.

Puedes hacer que la otra persona se sienta más cómoda cuando expresas lo que te pasa por la cabeza y de ese modo le haces saber en qué punto estáis.

Mis amigos cercanos tiene tipos de personalidad que me complementan

La verdad es que todos somos diferentes en la forma en que nos comunicamos.

También quiero aclarar que tipo de personalidad MBTI no es superior a otro.

Sin embargo,  yo sé cuando he conocido a alguien con un tipo de personalidad que complementa el mío, porque es ahí cuando esas conversaciones de tres horas de duración suceden sin esfuerzo .

Ahí es cuando me apetece contarle a la gente qué es lo que pasa por mi cabeza.

Y me sale de forma natural.

Cuando descubrí que soy un INFJ, inmediatamente empecé a preguntarle a mis amigos si saben qué tipo de personalidad tienen.

Sorprendentemente, la mayoría de mis amigos cercanos son extrovertidos, generalmente, ENFJs, ENFPs o ENTPs.

Estas no son personas necesariamente similares a mí, pero funciona la manera en que nos comunicamos y nos complementamos los unos a los otros.

En mi vida necesito extrovertidos que puedan iniciar conversaciones y romper el hielo, porque no es mi forma natural de actuar.

Yo me convierto en la versión más animada y vivaracha de mi mismo cuando estoy alrededor de mis amigos extrovertidos porque  usan continuamente su naturaleza extrovertida para mostrar interés en mis opiniones y reafirmar que aprecian mi compañía.

Las diferencias de tipo de personalidad podría explicar por qué no puedes encajar con algunas personas

Observar las cualidades positivas de mis amigos extrovertidos me inspiró a ser más extrovertido con mis amigos introvertidos.

Se lo que se siente al estar desesperado por que alguien de el primer paso.

Sientes que estás literalmente transpirando incomodidad de cada uno de tus poros.

Como un INFJ, lo único que odio máas que este sentimiento es saber que alguien más lo siente también.

Respirar profundamente y empezar un conversación con otro introvertido puede hacer que ambos terminen con su  sufrimiento.

Incluso si no sale bien, no te tendrás que preocuparte en hablarle a esa persona otra vez, ya que probablemente no sea parte de tu serie de habilidades iniciar una conversación.

Si trato de empezar una amistad con alguien y no funciona, trato de evaluar cual es la razón.

La verdad es que el tema de la personalidad de una persona no se limita simplemente a ser introvertido o extrovertido.

Es posible que no encajemos con algunas personas debido a múltiples razones.

Quizas esa persona apreció tu esfuerzo pero no está interesada en hacer nuevos amigos o en asistir a eventos sociales por otros motivos que suceden en su vida.

O, es posible que la persona no sea amigable y simplemente no quiera ser tu amigo.

Sin embargo, yo creo que es mucho más probable que la incomodidad se deba a la diferencias en el tipo de personalidad.

Quizás esa persona es una P (percepción) en vez de una  J (juzgador) y no muestra interés en tu esfuerzo por hacer planes porque ellas no suelen hacer planes con antelación (como a mí me gusta hacer).

Quizás esa persona sea un compañero tipo F (emocional, feeling) y nos pasemos la mayor parte de la conversación tratando de hacer que el otro se sienta cómodo y nunca lleguemos a conocernos en profundidad.

Quizás esa persona es una P (perceptivo), y la manera en que aborda la conversación es tan diferente que la comunicación es tan forzada que caemos en silencio de nuevo.

Por supuesto, ninguna de estas razones son verdades universales.

Todos somos individuos complejos que desafiamos los estereotipos de nuestros tipos de personalidad todos los días.

Algún tipo de incomodidad está destinado a ocurrir en algún punto de la conversación independientemente de que tu compañero sea un extrovertido o introvertido, perceptivo o emocional.

Sin embargo, antes de hacer responsable a la mala química o al ser extraños por una interacción social incómoda, recuerda que hay factores detrás de la incomodidad, y nuestros tipos de personalidad MBTI podrían ser los responsables.

Puedes usar el conocimiento del test MBTI para modificar tu estilo de comunicación temporalmente para poder entender mejor a otra persona, ese conocimiento puede ser muy valioso.

Por mucho que quiera que alguien entienda que solo estoy perdido en mis propios pensamientos cuando esto tranquilo, un simple, “necesito pensar sobre esto antes de responderte” o “mis pensamientos están en otro sitio en este momento”, pueden ser de mucha ayuda.

No solo ayuda en conversaciones de todos los días sino que además te ayuda a construir el tipo de confianza que lleva a una verdadera amistad.

A veces esta amistad podría generar esas conversaciones de tres horas de duración.

A veces puede generar silencios prologandos y cómodos.

A veces puede que se den ambas situacioes.

No importa la situación siempre que estés agusto.

 

Imagen via Shutterstock

Share This