Muchas personas creen que la introversión y la timidez son la misma cosa, pero eso no es verdad. 

Toda mi vida me han dicho que yo era tímido. 

Yo también lo creía…

Hasta que aprendí que la timidez es el miedo de las personas causado por inseguridad, ansiedad o fobia social.

Cuando supe eso, me puse a reflexionar y me dije a mi mismo: «No le tengo miedo a las personas, pero estar rodeado de muchas personas durante un período prolongado de tiempo me agota». 

También se que siempre necesito un poco de tiempo a solas para recargar energías. 

Además, no me agrada demasiado la interacción por la interacción misma. 

Generalmente tengo un motivo detrás de cada interacción. 

Fue después de reflexionar sobre todo esto que me dije a mi mismo: «No, no soy tímido para nada…. Yo soy un INTROVERTIDO».

Si siempre has creído que eras una persona tímida, pero no temes estar rodeado de personas, revisa esta lista con 24 señales que determinan que lo que realmente eres es un introvertido.

No disfrutas de las charlas o conversaciones triviales

Los introvertidos prefieren conversaciones significativas en vez de conversaciones triviales. 

Somos pensadores y nos gusta desarrollar conversaciones profundas sobre la vida, ideas, teorías y metas importantes. 

Pero cuando las conversaciones triviales son inevitables, lo menos que podemos hacer es hacer sentir a la otra persona cómoda. 

Somos buenos oyentes y estamos en sintonía con lo que las personas que interactúan con nosotros están sintiendo. 

Frecuentemente observas como estas conversaciones triviales se transforman en conversaciones más profundas y significativas.

Tienes una relación de amor-odio con tu teléfono móvil.

Los introvertidos no son los mejores para hablar por teléfono

Honestamente no se trata de algo personal ; hasta pasamos por alto llamadas de nuestros familiares y amigos cercanos.  

Muchas veces realmente odiamos el teléfono porque se entromete con nuestra mente y la distrae de cualquier cosa en la que estemos realmente concentrados. 

Sin embargo, te puedo asegurar que con aquellos que elegimos hablar por teléfono, nuestras conversaciones mensuales (o anuales) rebosarán de conversaciones sinceras – ¡y hasta pueden durar varias horas!

Esperas antes de responder un mensaje

Cuando te llega una notificación de que tienes un mensaje de texto de un miembro de tu familia o un amigo cercano, esperas hasta que le puedes dedicar toda tu atención para leerlo y darle una respuesta a conciencia.

Las multitudes te resultan estresantes

Prefieres pasar el tiempo con una sola persona y si es posible en algún lugar tranquilo donde puedas conversar cómodamente y sin agobios.

Si es inevitable tener que pasar tiempo rodeado de más personas, no ves la hora de ir a casa y recargar tus baterías.

No eres antisocial… eres socialmente selectivo

Al ser introvertido, te resulta difícil conocer personas que te agraden y te hagan sentir cómodo. 

No te sientes con energías rodeado de personas y muchas veces te tomas tu tiempo para entrar en confianza con alguien. 

No invertimos nuestras energías en personas con las que no sentimos demasiada afinidad, generalmente preferimos conocerlas mejor antes de acercarnos demasiado a ellas.  

Habiendo dicho esto, es realmente especial la sensación de encontrar a alguien con quien disfrutamos pasar nuestro tiempo o sentir interés en llegar a conocerlo mejor.

Disfrutas saliendo en grupo con gente… pero en pequeñas dosis

De vez en cuando te gusta salir con un grupo de personas y pasarlo bien. 

Podría ser una fiesta, una renunión familiar o de amigos, o un concierto multitudinario. 

Pero una vez que has terminado de hacerlo, te puede llevar días, semanas o incluso meses recargar tus baterías (dependiendo del tipo de introvertido que seas) y sentirte preparado para hacerlo de nuevo.

Eres extremadamente observador y consciente de tu entorno

Realmente te gusta saber sobre las personas que te rodean. 

Los introvertidos son además muy conscientes de su entorno y de los pequeños detalles.

Generalmente las personas adoran tener a una persona así cerca suyo ya que se sienten cómodas rápidamente, se abren y expresan sus emociones.

Abres tu corazón solo a las almas más especiales

Los introvertidos son extremadamente cuidadosos a la hora de elegir a quien dejar entrar en su círculo interno. 

Por supuesto, estar expuesto y vulnerable es realmente aterrador para nosotros, pero significa que hemos decidido que vale la pena arriesgarse para brindarle nuestro afecto y atención a esa persona. 

Habiendo dicho esto, somos muy rápidos para rechazar a las personas cuando nos sentimos heridas o amenazadas. 

Simplemente no tenemos la energía suficiente para aguantar esas situaciones.

Eres creativo

Ciertas investigaciones muestran que los introvertidos generalmente son personas creativas. 

Somos capaces de absorber mucha información y usarla para crear nuevas ideas espectaculares.

Valoras la escucha… profundamente

Los introvertidos son grandes oyentes.

Escuchas para entender, no simplemente para responder. 

Y si te piden un consejo, la ayuda que le brindas a esa persona ha sido exclusivamente pensada para esa persona en especial. 

El acto de escuchar es nuestra manera de mostrar amor y respeto, y como tal, nosotros apreciamos cuando las personas con las que nos comunicamos reconocen que hemos pensado cuidadosamente el mensaje que deseamos compartir, del mismo modo que amamos cuando hacen lo mismo con nosotros.

Eres muy introspectivo

Tiendes a sobreanalizar las situaciones que tan siquiera necesitan ser analizadas. 

Te puede costar un poco más de lo normal entender qué está sucediendo, no porque no entiendas sino porque siempre buscas entender los significados más profundos.

Piensas antes de discutir

Los introvertidos necesitamos tiempo para resolver las cosas en nuestra cabeza primero y después elegimos nuestras palabras con cuidado. 

Una vez que nos han dado la oportunidad de procesar cuidadosamente la cuestión, seremos capaces de comunicar claramente y con exactitud cuál es nuestra postura frente a la cuestión a la que se hace referencia.

Te acusan de flirtear con todo el mundo

Lo cual es muy gracioso ya que a la mayoría de los introvertidos les lleva bastante tiempo abrirse y mostrar confianza con las personas. 

Esta confusión se debe generalmente a su gran capacidad para escuchar y sla atención que prestan hacia las personas que les rodean.

Disfrutas de tu tiempo a solas

Esto puede no resultarle divertido a nadie, pero los introvertidos no solo disfrutamos de estar solos, sino que lo necesitamos. 

Simplemente no hacer nada y tener un poco de tiempo para nosotros mismos es una manera de relajarnos y de recargar las baterías.

Rara vez estás aburrido

Mientras que nuestros opuestos extrovertidos se acercan a los demás para estimularse, nosotros estamos constantemente descifrando nuestras vidas y sueños en nuestra cabeza. 

Los introvertidos son pensadores profundos y casi siempre tienen monólogos internos en sus cabezas.

¡Nos mantiene realmente entretenidos!

No confías en otros fácilmente

Te tomas tu tiempo para observar y llegar a conocer a otras personas antes de invitarlos en tu círculo interno.

Pero una vez que tienes a las personas correctas en tu vida, no te contienes y te esfuerzas para dar siempre lo mejor de ti mismo y ayudarles en todo lo que está en tu mano.

Tienes un pequeño grupo de amigos muy cercanos

Mientras que los introvertidos no disfrutamos mucho al socializar, adoramos nuestro pequeño grupo de amigos en los que confiamos. 

Preferimos crear y mantener pocas amistadas a un nivel más profundo que un gran grupo de conexiones casuales que no nos aportan prácticamente nada.

Custodias tu espacio personal con vehemencia

Valoras tu espacio y eres muy exigente con las cosas a las que dedicas tu atención y a quiénes les permites la entrada porque las personas o los pensamientos equivocados te agotan hasta el extremo.

Te sientes más cómodo cuando te expresas por escrito

Prefieres comunicarte por texto o correo electrónico porque te da más tiempo y espacio para organizar tus pensamientos antes de decirlos.

Este punto suele ser el que más confunde al tímido con el introvertido, ya que generalmente los introvertidos no tenemos problema alguno en hablar con las personas, incluso en hablar en público.

Lo que nos incomoda es no contar con el tiempo necesario para pensar bien lo que vamos a decir, por eso al hacerlo por escrito nos sentimos más cómodos.

Eres muy bueno completando tareas

Tu tiempo a solas está lleno de lluvia de ideas, de resúmenes, creación de proyectos y también de ¡la puesta en marcha de todo eso!

Tienes un muy buen conocimiento del carácter de las personas

Al ser una persona atenta, eres capaz de tomarte el tiempo necesario para observar a las personas a tu alrededor y llegar a conocer en profundidad cómo son realmente. 

Los introvertidos le prestamos una atención detallada a la comunicación no verbal porque sabemos que las palabras no lo son todo. 

Entonces, con frecuencia podemos ver a todos por lo que realmente son y no solo lo que aparentar ser.

Eres genial para tomar decisiones

Los introvertidos somos especialistas en pensar las cosas, lo cual nos permite reunir toda la información pertinente y sopesar los pros y los contras antes de tomar decisiones importantes.

Tienes un aura misteriosa

Sabemos que no hay nada misterioso en nosotros, pero nuestra tendencia de alejarnos de la multitud y simplemente mirar y observar mientras revisamos nuestras emociones y lenguaje corporal nos hace parecer como si fuéramos misteriosos.

Eres un amigo fiel

Los introvertidos valoran mucho a sus amigos cercanos. 

Si has sido invitado al círculo íntimo de un introvertido, puedes estar seguro que has obtenido un amigo leal de por vida.

Imagen via Shutterstock

soy introvertido