A pesar de que el movimiento del “introvertido positivo” ha llegado, todavía hay muchos malentendidos sobre los introvertidos.

Muchas geces es más fácil no decir nada sobre necesitar simplemente un tiempo a solas o si encuentras un evento demasiado agobiante.

De hecho, si eres un introvertido,  probablemente haces muchas cosas que otras personas no se dan cuenta que están relacionadas a tu temperamento.

Aquí tienes 21 de esas cosas. No puedo hablar por todos los introvertidos, pero sinceramente creo que esta lista es bastante acertada:

 

Cuando las personas consideran tu tranquilidad como que eres presumido, poco amigable o descortés

No es que tu pienses que eres mejor que los demás, realmente te interesas profundamente por los otros.

Es sólo que a veces no sabes que decir.

 

Cuando tu amigo te invita a una fiesta y no tienes ganas de ir

Lo que realmente necesitas es quedarte en casa y recargar energías mirando Netflix, leyendo  o simplemente relajándote.

Pero como no quieres herir los sentimientos de tus amigos, al final te inventas alguna excusa como “no me encuentro bien” o “lo siento, tengo otros planes.”

 

Cuando tu pides comida a domicilio online en vez de llamar por teléfono

Cuando pasa eso es porque realmente no puedes hablar con una persona más ese día.

 

Cuando revisas tu teléfono en una fiesta constantemente

Si estás en una fiesta y revisas demasiado el teléfono, generalmente lo haces porque no sabes muy bien que decir y esperas evitar alguna conversación aburrida.

 

Cuando tu pasas demasiado tiempo en el baño

Es muy posible que la razón sea porque es el único lugar tranquilo de la casa, oficina o lugar donde te encuentres.

 

Cuando la gente dice, “Dime algo de ti” y tú momentáneamente te congelas

Lo más probable es que contestes algunas frases genéricas porque encuentras muy difícil hablar de algo cuando te ponen en evidencia.

Como introvertido, tienes tendencia a procesar tus pensamientos profundamente y necesitas tiempo para pensar antes de hablar.

 

Cuando vas a una fiesta y solo hablas con una persona

Cuando sucede que terminas pasando la noche entera hablando con la única persona que te hace sentir cómodo a tu alrededor, lo más probable sea porque piensas que es una de esas raras ocasiones en las que conoces a alguien interesante y no quieres arriesgarte a conocer a nadie más para no perder el tiempo.

 

Cuando estás en una fiesta y dices “estoy cansado, me voy a casa”

No estás realmente cansado, lo que estás es cansado de estar entre la gente. Puedes irte a casa y quedarte despierto  tres horas más, revisando Facebook, mirando una peli o simplemente leyendo.

 

Cuando tienes problemas explicando tus pensamientos o sentimientos

Todo tiene mucho sentido cuando está dentro de tu cabeza, pero nunca sale de una manera tan elocuente como lo parece en tu mente.

Otras personas son como. “Dale, dilo, ¿Cuál es el problema?”

Cuando dices, “Lo siento, ya tengo otros planes para esta noche”

Tus “planes” son mirar Netflix, escribir o leer y básicamente relajarte en casa.

Cuando estás mirando a través de la ventana

Sólo estás soñando despierto, embelesado en tus pensamientos. No estás mirando nada en concreto y no te gusta que te molesten en ese instante.

 

Cuando te quedas ensimismado

Cuando se suponía que debías prestar atención en clase, o en una reunión, o la historia de tu amigo, pero en vez de hacer eso tu mente comenzó a pensar en el espacio exterior, viajar en el tiempo o pensar en el destino de la humanidad.

 

Cuando pones caras raras

Cuando estás planeando un argumento ficticio en tu mente y te metes tanto en ello que te encuentras a ti mismo haciendo muecas o expresiones faciales correspondientes. Aunque prometes que no estás tan loco como aparentas, pocos te creen.

 

Cuando te sientes incómodo en conversaciones triviales

O no tomas parte en absoluto de ellas.  Interrumpes la conversación trivial y vas al grano y todos te miran como pensando, “¿De dónde ha salido este?”

 

Cuando finalmente hablas y dices lo que piensas

La gente se ofende porque eres realmente directo. No le has dado tiempo a hacer el “precalentamiento” con una conversación trivial o con palabras alentadoras. Tan solo vas al grano del asunto.

 

Cuando dices “Sólo quiero un cumpleaños tranquilo este año.”

Y es cierto. Simplemente quieres algo como por ejemplo, una cena con un amigo o dos.

 

Cuando le preguntas a a tus profesores si puede hacer una excepción para ti

Y si puedes hacer ese trabajo de clase solo en vez de en equipo. Sabes que tienes que hacer más trabajos de esta manera, pero piensas que vale la pena preguntarlo porque será mucho menos agotador.

 

Cuando usas auriculares en público

Así logras evitar que las personas te hablen cuando no te interesa lo más mínimo.

 

Cuando alguien te dice que lo llames

Y en vez de eso, les mandas un mensaje o un whatsapp. Tú eres más inteligente/directo/claro cuando puedes escribir tus pensamientos en vez de simplemente decirlos en voz alta.

 

Cuando pospones ir a la peluquería durante un par de semanas a cortarte el pelo

Porque sabes que tienes que juntar la energía suficiente para tener conversaciones triviales con el peluquero/peluquera durante al menos 30 minutos.

 

Cuando estás tan cansado de trabajar

Y estás tan quemado mentalmente que no quieres ni escuchar música ni encender la radio de tu coche. Solo necesitas que todo esté tranquilo por unos minutos. POR FAVOR.

 

Imagen via Shutterstock

Share This